INFANCIA SEGURA:
HOGAR
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
 



La cocina El cuarto de baño El cuarto infantil La sala de estar La habitación de los padres El jardín y el garaje


 

El jardín y el garaje

Sección Coordinada por el Dr. J. Mateu Sancho  +
Fecha de publicación: 17/05/2010


EL JARDIN DE LA CASA
El jardín de la casa ha de ser un lugar privilegiado al aire libre donde los niños puedan jugar, saltar y divertirse libremente sin los peligros del interior de la casa. No tiene mucho sentido hacer que la casa sea segura si el jardín no deja de ser un espacio peligroso.
Para que el niño pueda disfrutar de todas las ventajas del jardín hay que evitar todos aquellos factores de riesgo responsables de la gran mayoría de accidentes que pueden tener lugar en tal zona de la casa y de entre ellos , hay que citar en primer lugar la existencia de algún estanque o la típica piscina, los cuales son los responsables de uno de los accidentes infantiles más graves que se producen : el ahogamiento. No hay que olvidar que tan solo son suficientes diez centímetros de profundidad para que un niño pueda ahogarse. Sin embargo, bastan unas sencillas normas de prevención para evitar tal desgraciado accidente.
Por lo que respecta tanto a las puertas del jardín (que dan a la calle) como las del garaje es preciso que cuando no se utilizan estén siempre completamente cerradas con la correspondiente cerradura de seguridad para que los niños no consigan abrirlas.
En el caso de que el jardín se halle separado de la calle por una valla o verja,cuya misión es el evitar que los niños no puedan salir de tal espacio y que no entren animales en el mismo, hay que verificar la distancia de entre sus listones para que el niño no pueda poner su cabeza entre ellos. En el caso de que los listones de las vallas sean horizontales existe el peligro de que el niño se suba a ellas (utilizándolos como un peldaño) y pueda saltar a la calle. La colocación de una red en ellas pueden paliar tales peligros aunque sus agujeros han de tener ciertas dimensiones.
Es importante comprobar si existe en el jardín alguna planta peligrosa que pueda causar algún envenenamiento y a la vez advertir a los niños que no jueguen en el jardín que acaba de ser abonado o sus plantas tratadas con pesticidas hasta que hayan transcurrido cuarenta y ocho horas desde utilización. También es importante examinar minuciosamente las condiciones de la tierra o arena que los niños manipulan en este lugar.
Por otra parte hay que asegurarse que el terreno o el césped del jardín esta al mismo nivel y no tiene agujero alguno donde el niño pueda poner los pies y caerse. Tales anomalías pueden subsanarse alineando el suelo, retirando todas las piedras sueltas y rellenando los agujeros que pudieran crear un problema. A la vez es preciso retirar diariamente los escombros y la basura que se hayan acumulado durante el día.
Por lo que respecta al cobertizo: hay que tener presente que los niños. consideran el cobertizo un escondrijo muy atractivo. Por tanto siempre debe estar bien cerrado pues es costumbre guardar en él las herramientas de jardinería (podadoras, tijeras de cortar césped etc.) y aquellas otras de uso diario. Es importante, a la vez, colocar todos los productos inflamables (bombonas camping gas etc) o tóxicos almacenados en el cobertizo (abonos, insecticidas, pinturas, disolventes, bolsas de plástico etc.) en un armario bien cerrado. Nunca dejar abandonada en el cobertizo una escalera en posición vertical pues la mayoría de los niños sienten un deseo irresistible de subirse a ellas. Es preciso desenchufar los aparatos eléctricos una vez utilizados
Hasta los 24 meses es normal que muchos niños cojan tierra y se la introduzcan en la boca. Si ello sucede muy a menudo (pica) es preciso consultar con el pediatra si la tierra ha sido tratada con algún producto químico es preciso enjuagar la boca con agua y pasar un paño húmedo para retirar los restos. Si la boca huele a producto químico hay que contactar con el CIT (Tel 91- 562 04 20).
Es principalmente durante el verano y el otoño que los niños de dos a cuatro años de edad se sienten atraídos por ciertas plantas o por sus bayas de atractivos colores . Es imperativo pues conocer que plantas son tóxicas y cuales no lo son y sobre todo educar a los niños para que no se lleven a la boca bayas, flores y semillas de todas aquellas plantas desconocidas.
Es evidente por tanto que aquellas plantas desconocidas o en un principio consideradas tóxicas no deben ser colocadas en el jardín de la casa . Lo correcto en estos casos , si hacen acto de presencia, es arrancarlas para prevenir accidentes . La bella apariencia de las plantas no debe llamar la atención ni dar nunca lugar a engaños. En caso de duda es imperativo consultar con el jardinero profesional.
Es evidente que el numero de plantas toxicas es interminable y aunque no todas sus partes de la misma son venenosas, un buen consejo, ante el desconocimiento existente al respecto , es procurar que no haya ninguna planta en el jardín que pudiera sospecharse ser tóxica.
La pointsetia, (Euphorbia pulcherrima L.), el filodendro (Philodendrum spp.), la Diefembaquia (Diephenbachia spp), la hiedra (hedera helix L.), la adelfa (Nerium oleander L.) ,el ligustro (Ligustrum vulgare L.), el evomino, (Evonymus europaeus L.) la madreselva (Lonicera Xiloteum L.), el tejo (Taxus baccata L.) y las hojas de la cicuta (Conium maculatum L.) entre otras por ejemplo son plantas de jardín cuya toxicidad puede dar lugar a cuadros en ocasiones graves tan solo si los niños las mordisquean. Hay que prestar especial atención a las plantas que al entran en contacto con la piel produciendo intensa irritación (hierba de San Cristóbal (Actaea spicata L. por ejemplo.).
Tampoco hay que olvidar aquellas plantas urticantes que pueden crecer en algún lugar del jardín tales como la ortiga cuyo roce cutáneo de sus hojas puede dar lugar a intensa y dolorosa reacción cutánea.
El tallo de algunas flores o plantas pueden tener espinas (rosas por ejemplo). pudiendo los niño lesionarse (pincharse) con ellas si las tocan, por tanto es conveniente colocarlas fuera de su alcance o cortar tales espinas.
No corte las plantas ni rasure el césped mientras haya niños delante. Puede desprenderse alguna piedra por pequeña que sea y herir al niño.
En el caso de que el jardín incluya algún árbol no hay que consentir que los niños trepen al mismo si no están bajo la vigilancia de un adulto ya que existe el peligro de que se caigan en su intento de subirse lo más arriba posible. Es importante pues cortar las ramas viejas, podridas o secas de los árboles.
Estadísticamente hay que señalar que el 60 % de los accidentes que ocurren en la piscina acontecen principalmente durante el verano en niños del sexo masculino menores de 4-7 años (con mayor frecuencia entre los 2 -3 años) y tambien en adolescentes entre los 15 y los 19 años y que la asfixia por inmersión (ahogamiento) es considerada como la segunda causa de muerte accidental después de los accidentes de tráfico.
Teniendo en cuenta que la piscina es uno de los lugares peligrosos del jardín , es preceptivo dotarla, si ésta tiene ciertas dimensiones, de un sistema de protección para que los niños pequeños no puedan caer en ella en un momento de descuido.
Esta es la razón por la que la piscina debe estar rodeada de una valla o barandilla de protección de al menos 1,10-1,25 metros de altura para los niños que no puedan trepar por ella y con una separación entre sus barrotes no superior a los 10-11 cm. para que no puedan introducir su cabeza . Tal valla debe ser revisada periódicamente en vista de posibles deterioros y no debe sustituirse nunca por una red o malla pues los niños pueden hacerla servir para escalar. La puerta de la valla debe abrirse y cerrarse automáticamente y en su parte interior debe instalarse un cierre de seguridad a prueba de niños.
Para evitar posibles caídas los bordes de la piscina y las escaleras de acceso a la misma deben recubrirse con material antideslizante. Para posibles emergencias nocturnas es de utilidad el instalar una luz artificial (focos).
Actualmente existen en las piscinas unos detectores electrónicos que emiten una señal sonora en caso de caída accidental del niño dentro de ella.
En las piscinas publicas es necesario colocar cerca de ella un póster en el que consten todos los teléfonos que pudieran ser de utilidad en un momento dado (hospitales, policía, etc.) y las instrucciones de como debe llevarse a cabo la respiración artificial así como el rescate de un ahogado etc. Como medida de precaución debe haber tener en la piscina un equipo de rescate de emergencia (neumático , salvavidas etc.) y un botiquín de urgencia.
Una regla que no debe olvidarse es que, aunque los niños sepan nadar pues hayan asistido a clases de natación, no deben de meterse en la piscina sin la vigilancia de una persona adulta. No hay que confiar en el flotador y menos en aquellos en forma de aro ya que el niño si levanta los brazos puede deslizarse por su interior y verse en serios apuros . Tampoco hay que confiar en los manguitos pues existe el peligro de que se desinflen.
Otro de los aspectos a tener en cuenta, en lo que concierne a la piscina, es el pueda tragar (circunstancia inevitable) cierta cantidad y ocasionarle ciertos trastornos gastrointestinales (por su contenido en cloro). Es preceptivo vaciar y limpiar siempre con gran esmero las piscinas (tanto las grandes como las pequeñas de plástico) con gran esmero o cuidado una vez hayan dejado de jugar los niños.
Los productos para desinfectar la piscina (cloro por ejemplo) así como aquellos utilizados para su limpieza son tóxicos y por tanto deben estar almacenados bajo llave en los armarios correspondientes. El niño por otra parte no debe tener acceso en ningún momento a la depuradora y a los filtros de la piscina.
Ahora bien teniendo en cuenta que muchos ahogamientos tienen lugar en piscinas situadas en el jardín de casas vecinas (un tercio de ello se producen en la piscina del vecino) hay que puntualizar dos precauciones al respecto. Una de ellas es concienciar a los niños que no deben bañarse en la piscina de algún vecino sin su consentimiento y vigilancia ya que puede suceder que no reúna las condiciones de seguridad exigida y la otra es recordar a todas aquellas familias que poseen piscinas en su casa, chalet etc. que es importante cubrir la piscina durante los meses de invierno o es decir cuando no se use con una cubierta más bien rígida que flexible (para que así no sea acumule el agua de la lluvia).
A fin de evitar el llamado choque térmico (hidrocución) es conveniente antes de entrar en la piscina proceder a ducharse.
Barbacoa: con mucha frecuencia y por desgracia no se toman las medidas adecuadas de protección dando lugar a graves (quemaduras). Es preciso pues protegerla si esta al aire libre con un parapeto. Hay que indicar al niño que la barbacoa se calienta tanto como el horno de la cocina o como una estufa
Mobiliario y aparatos de ocio: es preciso asegurarse de que los muebles del jardín (sobre todo aquellos de estructuras metálicas) se hallen en buen estado de conservación (es preciso revisarlos regularmente).
También hay que procurar que los columpios y en particular los toboganes no sean de fabricación casera y estén colocados bien sujetos en sitios donde haya hierba espesa (para amortiguar la caída en el deslizamiento) o colocar debajo de ellos corcho, arena etc .para el mismo fin Periódicamente es preciso revisar tales aparatos para cerciorarse que no se han astillado o roto y que se contimuan cumpliendo con odas las normas de seguridad exigidas al respecto . En caso de que estén deteriorados hay que sustituirlos. Una norma importante de prevención en estos casos es el enseñar a los niños que no deben de columpiarse si hay otros niños tanto delante como detrás de mismo.
Hay que tener cuidado en que mientras se están utilizando ciertos aparatos con fuerza motriz (podadoras, cortacesped etc) el niño no este presente.
Si los niños quieren construir una cabaña en lo alto de un árbol hay que procurar que esta quede estable y a una altura razonable y que su acceso sea seguro.
Hay que procurar que los animales domésticos estén fuera del espacio destinado a jugar los niños. A la vez hay que tener presente que en verano abundan insectos (abejas, avispas etc. ) y que su picadura en caso de que el niño sea alérgico a su veneno puede dar lugar a graves reacciones alérgicas. Es importante también vigilar que tales insectos no hayan construido sus nidos en el jardín y sobre todo no dejar restos de alimentos que puedan atraerlos. En el caso de sospechar su presencia conviene evitar la ropa de colores vivos y los perfumes y colonias pues todo ello las atrae.
No hay que olvidar la presencia de arañas, escorpiones etc. que pueden, en un momento dado, hacer acto de presencia en el jardín por lo que se recomienda no andar descalzo ni hurgar en los agujeros o debajo de las piedras que es el sitio donde se esconden tales animales.
AMBIENTE E INSTALACIONES
Recomendaciones de seguridad
TIERRA

  • Procurar limpiar diariamente el jardín de escombros y basura
  • Vigilar que no haya agujeros y piedras
COBERTIZO

  • No dejar abandonada escalera alguna en posición vertical.
  • Desenchufar los aparatos eléctricos que se guardan en el cobertizo una vez utilizados.
  • No guardar herramientas d jardinería ni productos tóxicos en el cobertizo.
PLANTAS

  • No deje que el niño juegue en el jardín si este ha sido abonado y sus plantas tratadas con pesticidas
ÁRBOLES

  • Es preciso cortar periódicamente las ramas secas o viejas de los árboles
PISCINA

  • La puerta de la valla de protección debe abrirse y cerrarse automáticamente (cierre automático).
  • Tanto los peldaños de la escalera como los bordes de la piscina han de estar revestidos de material antideslizante.
  • En toda piscina debe diferenciarse claramente la zona profunda de la de baja profundidad.
  • Si la piscina no se utiliza hay que recubrirla con una superficie dura.
  • Si la piscina es hinchable hay que plegarla y guardarla.
  • Es preciso vigilar calidad del agua periódicamente. Para reducir el riesgo de infección el agua de la piscina debe estar debidamente clorada.
  • Es conveniente que el agua de la piscina este a una temperatura de más o menos unos 29-31 grados.
ANIMALES

  • Vigilar la presencia de insectos en el jardín y evitar llamarles la atención.
BARBACOA

  • Comprobar si el carbón aun esta caliente antes de tirarlo a la basura.
  • Tener un extintor en casa por si fuera necesario utilizarlo.
MOBILIARIO

  • Procurar que los columpios estén bien sujetos a suelo.
  • Colocar una superficie blanda y segura debajo de los columpios (la hierba es la opción más común).

EL GARAJE DE LA CASA
Desgraciadamente el garaje no solo se emplea para guardar el coche sino que en muchas ocasiones se utiliza como taller de reparaciones, almacén de herramientas y de productos químicos inflamables, etc. Así pues no es conveniente que los niños jueguen en él y que se hagan partícipes de sus peligros . Es conveniente que el garaje tenga una instalación eléctrica independiente del resto de la casa y que su iluminación sea verdaderamente suficiente por si se lleva a cabo una reparación . Es preciso también que tal lugar de la casa este bien ventilado, que se halle provisto de un extintor de incendios, de un teléfono fijo para pedir ayuda en caso necesario y si es posible de un circuito cerrado de televisión.
Ante de entrar o salir del garaje con el coche hay que asegurarse bien si hay algún el niño en tal lugar (usar el retrovisor no es suficiente) puesto que puede haberse escondido dentro del garaje. Una vez dentro es preciso cerrarlo (nunca dejarlo abierto) y sobre todo no dejar las llaves en el contacto ya que los niños son muy aficionados a jugar con el coche, pudiendo ponerlo en marcha, desfrenarlo o pillarse los dedos con las puertas. Es más seguro colocar el coche mirando hacia la puerta de entrada. No dejar el coche en marcha dentro del garaje cerrado ya que puede producirse una intoxicación por monóxido de carbono de consecuencias fatales.
Es preceptivo que en el garaje se instale una puerta basculante automática (con mando automático) con la particularidad que pueda detener y revertir su movimiento en un momento dado. Las puertas son consideradas como el primer riesgo del garaje ya que si se abren solo por fuera puede quedar algún un niño dentro.
Es conveniente cuando se esta realizando una reparación mantener a los niños alejados y debidamente vigilados por un adulto ya que podría escaparse alguna pieza de su mano y alcanzarlos. Es preciso limpiar el garaje después de haber llevado a cabo alguna reparación. Debido a que ciertas reparaciones necesitan muchas herramientas y que todas ellas implícitamente representan un peligro potencial es a los adultos a quienes les corresponde tener en cuenta las normas de seguridad correspondientes a su utilización.
Nunca hay que dejar herramienta alguna al alcance de los niños pues para ellos son meros elementos para jugar. A la vez hay que vigilar que pequeñas piezas queden esparcidas por el suelo pues los niños pueden cogerlas y ponérselas a la boca con el consiguiente riesgo de atragantamiento.
Las herramientas del jardín al haber estado en contacto con la tierra, en caso de sufrir una herida con ellas existe el riesgo del tétanos. Es conveniente colgar las herramientas en la pared y desenchufar cualquier aparato eléctrico después de utilizarlo.
AMBIENTE
Recomendaciones de seguridad
INTERIOR DEL GARAJE

  • No dejar el coche en el garaje con las llaves puestas.
  • Vigilar que las puertas del coche estén bien cerradas
  • Procurar que el mando automático que abra la puerta del garaje no sea conocido ni manipulado por el niño.
PUERTAS

  • Procurar que las puertas puedan revertir su movimiento en un momento dado.
  • El mando a distancia no debe ser conocido ni manipulado.
REPARACIONES

  • Es preciso no dejar resto alguno de la reparación. Es preciso limpiarlo todo.
HERRAMIENTAS

  • Una vez utilizado cualquier herramienta o aparato eléctrico es preciso guardarla o si es un aparato desenchufarlo.
PRODUCTOS INFLAMABLES

  • Es peligroso almacenar en el garaje productos inflamables que se utilizan para pequeñas reparaciones (disolventes, barnices etc.) así como gasolina, bombonas de gas butano ,insecticidas etc.
  • En caso de intoxicación accidental por alguno de estos productos haya que ponerse en contacto con el Centro de Información Toxicológica (CIT) (Tel.. 91 562 04 20 ).



El JARDIN Y LOS NIÑOS
AMBIENTE E INSTALACIONES
Recomendaciones de seguridad
TIERRA

  • Procurar que en el suelo del jardín no haya piedras sueltas con las que pudiera tropezar el niño.
  • No deje que el niño juegue en el jardín si este ha sido abonado y sus plantas tratadas con pesticidas.
COBERTIZO

  • Procurar cerrar siempre el cobertizo para que los niños no puedan entrar.
  • Todo producto inflamable (bombona butano etc.) o tóxico (abonos ,insecticidas, pinturas etc.) deben guardarse en un armario bien.
PLANTAS

  • Eliminar del jardín aquellas plantas que sean un riesgo para los niños(es conveniente escoger aquellas inofensivas).
  • Cultívelas en sitios inaccesibles para los niños.
  • Hay que enseñar a los niños que no coman ninguna planta que no sea comestible.
  • Retirar del jardín las hierbas venenosas, urticariantes, setas etc. ya que su presencia es un peligro para los niños.
  • No cortar las plantas, ni rasurar el césped mientras haya niños delante. Puede desprenderse alguna piedra y lesionarlo.
  • En el caso de que el niño haya ingerido una planta tóxica debe contactarse inmediatamente con el Centro de Información Toxicologica (Tel 91- 562 04 20).
ÁRBOLES

  • No dejar que los niños se suban a los árboles del jardín pues existe el peligro de que se caigan.
PISCINA

  • Procurar que en todo momento el niño no tenga acceso a la piscina.
  • Procurar que el niño nunca se bañe solo en la piscina.
  • Es conveniente que el tiempo que pasen los niños en la piscina no supere los 30 minutos.
  • No es conveniente que los niños con otitis o catarros acudan a la piscina (hay que esperar que estén recuperados).
  • Es preciso que si el niño no sabe nadar utilice brazaletes para flotar o chalecos salvavidas que se sujetan en la cintura (con prueba de seguridad a prueba de niños).
  • No bucear en la piscina a menos que se conozca de antemano la profundidad.
  • Vaciar las piscinas de plástico una vez los niños han terminado de jugar.
  • Si un niño desaparece próximo a la piscina lo primero que hay que mirar es el fondo de ésta.
  • Tanto la valla de protección (de 1.10 a 1.25 metros de alto) como los barrotes de la misma (separados unos 10 cm.) han de adaptarse a ciertas normas de seguridad establecidas para que el niño no pueda accidentarse.
  • El hecho de que la piscina se le haya instalado una valla de protección no quiere decir que deba dejarse de vigilar al niño.
  • A pesar de ello hay que procurar que el niño no corra por los bordes de la piscina.
ANIMALES

  • Procurar que los animales domésticos estén fuera del espacio dedicado a jugar los niños.
  • No ir descalzo por el jardín, no levantar piedras ni hurgar en los agujeros de los árboles.
HERRAMIENTAS

  • Las herramientas del jardín al haber estado en contacto con la tierra, en caso de sufrir una herida con ellas existe el riesgo del tétanos.
  • Es conveniente colgar las herramientas en la pared y desenchufar cualquier aparato eléctrico después de utilizarlo.
INSTALACIONES

  • Revisar periódicamente el estado de conservación de los aparatos (columpios ,toboganes etc.).
  • No colocar toboganes columpios etc de fabricación casera. Su seguridad no es fiable.
  • Ir cambiando los aparatos a medida que el niño vaya creciendo.
  • Si los niños desean construir una cabaña en lo alto de algún árbol procurar que ésta sea estable para evitar caídas.
BARBACOA

  • Procurar que los niños estén lejos de las barbacoas cuando se hallan encendidas (incluso cuando se ha terminado de utilizarla pues aun esta caliente.
  • Guardar fuera del alcance de los niños todos aquellos utensilios que se utilizan durante la barbacoa.
  • Indicar a los niños que la barbacoa se calienta tanto como el horno de la cocina.

EL GARAJE Y LOS NIÑOS
AMBIENTE Y MENAJE
Recomendaciones de seguridad
INTERIOR DEL GARAJE

  • Procurar que los niños no estén cerca de la puerta del garaje cuando ésta se abre y cierra.
  • Guardar las llaves del coche fuera del alcance de los niños.
  • Vigilar al poner el coche en marcha que no haya ningún niño cerca.
PUERTAS

  • Vigilar que los niños no se pillen los dedos en la puerta.
REPARACIONES

  • Nunca levar a acabo reparación alguna en el garaje en presencia de los niños.
HERRAMIENTAS

  • Nunca dejar al alcance de los niños herramienta alguna. Siempre hay que guardarlas en lugar seguro.
  • Si el niño se hiere con cualquier herramienta de jardín debe consultarse al pediatra para vacunarle contra el tétanos.
PRODUCTOS INFLAMABLES

  • Todos los productos inflamables deben ser rotulados y almacenados (siguiendo las instrucciones del fabricante) en armarios altos e inaccesibles para los niños.
  • En caso de intoxicación accidental por alguno de estos productos haya que ponerse en contacto con el Centro de Información Toxicológica (CIT) (Tel. 91 562 04 20 ).