ÁREA MÉDICA
También te puede interesar...
Las medusas atacan de nuevo
Fecha de publicación: 12/05/2008


Presidente del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría


"Según una nota de prensa la aparición de abundantes medusas en diversas playas del mar Mediterráneo (especialmente en la Costa Brava) con la posibilidad de que, debido al calor y a las escasas lluvias vuelvan a hacer su aparición en semanas venideras en otras zonas costeras, ha motivado a Infanciasegura.es llevar a cabo un reportaje sobre las mismas."

Las medusas son animales marinos pelágicos (es decir de alta mar y que nadan en la superficie o en capas de profundidad variable) que en determinadas épocas del año, dependiendo de las tormentas los vientos y las mareas, se acercan a la costa. El principal problema de las medusas es su difícil percepción visual (sobre todo en aguas turbias) ya que son casi transparentes. Después de un temporal pueden quedar en la playa con el consiguiente peligro de ser pisadas.

Las medusas son variables en cuanto a su tamaño (desde milímetros hasta dos metros de diámetro) forma y color sirviéndose de su cuerpo acampanado y retractil (umbrela) para impulsarse . Todas ellas se caracterizan por poseer células urticantes u orgánulos defensivos (nematocistos) que se extienden por todo su contorno capaces de inocular ante cualquier contacto y gracias a un filamento tubular o flagelo hueco enrollado en espiral que poseen cierta cantidad de liquido tóxico urticariante y por poseer una serie de tentáculos los cuales les ayudan a impulsarse y son los responsables de las lesiones que se presentan en los bañistas al contactar con ellos En ocasiones la abundancia de los mismos o de sus fragmentos da lugar a una densa red difícilmente visible que pasa desapercibida dentro del agua.

 

ACALEFO LUMINISCENTE (Pelagia noctiluca)

Esta medusa es considerada como la más abundante en las costas mediterráneas y atlánticas siendo la causante de la mayoría de accidentes. Su nombre, el cual hace alusión a sus hábitos pelágicos y su luminiscencia nocturna al ser irritada, presenta unos matices rosáceos violáceos Su umbrela de 6 a 10 cm. de diámetro es transparente con manchas o verrugas pardo rojizas adoptando la forma de hongo cuando con sus tentáculos bucales se agarra a cualquier objeto sumergido. De alrededor de su boca (situada en la cara inferior cóncava de su umbrela) cuelgan cuatro brazos tentaculares y de su umbrela sobresalen otros ocho más largos (de hasta 1,5 m.) provistos de abundantes nematocistos o filamentos urticantes.


ACALEFO RADIADO (Chrysaora hyoscella o Ch. mediterránea)

Esta medusa bastante común en primavera en el mar Mediterráneo y en el Atlantico presenta un tamaño de hasta unos 30 centimetros de diámetro presentando unas franjas marrones dispuestas radialmente. Sus tentáculos bucales (en numero de 24) son largos y erizados (de hasta 3 metros de longitud). Puede dar lugar a lesiones urticantes dolorosas.


ACALEFO AZUL o AGUAMALA (Rizostoma pulmo)

Presenta el aspecto característico de medusa con una umbrela de tamaño considerable (de 70 a 90 cm. de diámetro) en forma de cúpula de color blanquecino y con un borde azul violeta. Carece de tentáculos periféricos (en el borde de la umbrela) y sus ocho tentáculos bucales se hallan fusionados formando un badajo de color amarillo o azul-rojizo. Los nematocistos se hallan entre los tentáculos del badajo bucal y su contacto es bastante doloroso aunque no grave. Es común en la región mediterránea y atlántica.


AURELIA AURITA

Aunque esta medusa es mas propia del mar del Norte y del Atlantico en invierno puede detectarse en el Mar Menor siendo raro encontrarla en las costas catalanas en verano. Posee una umbrela de unos 120 mm de diametro de la que salen cuatro brazos no muy largos. Sus tentáculos que rodean su borde son numerosos Su color es blanquecino y transparente destacando sus gonadas (organos reproductores) de forma redondeada y amarronados (en forma de trébol de cuatro hojas) que se observan en su interior. Se la conoce como medusa de 4 ojos).


CARABELA PORTUGUESA (Physalia physalis)

Hay que citar a esta medusa por haber aparecido en las playas del Mar Cantabrico, (especialmente en las playas del Pais Vasco).

Este sifonóforo (hidrozóo adaptado a la vida pelágica) difiere del aspecto convencional de una medusa,es decir no entra en el orden de las medusas verdaderas. Su cuerpo se halla formado por una especie de campana de gas o neumatocéle (de tonalidad plateada o púrpura con matices rojizos) de gran tamaño, a modo de bolsa transparente alargada de 30 a 40 cm. de longitud por 10 cm. de ancho, la cual esta repleta de varios gases lo que permite su flotabilidad. Por debajo del neumatocele irradian numerosos tentáculos que tienen diferentes funciones.

Este animal marino vive en la superficie y es más común en el Atlántico que en el Mediterráneo. En caso de temporal el animal es arrojado hacia la playa y el estolón de pólipos se desprende parcial o totalmente. Su contacto puede dar lugar a reacciones locales y generales graves en algunos casos

 
TRATAMIENTO DE LAS LESIONES POR CONTACTO CON MEDUSAS (por nematocístos)

Ante una lesión por contacto (urticariante) en primer lugar debe de llevarse a cabo el alivio del dolor mediante algún analgésico y en segundo lugar conseguir la inactivación inicial de los nematocistos empapando la zona afecta con alcohol, vinagre, amoniaco diluido o bicarbonato sódico (neutralizante).

A continuación deben de eliminarse los tentáculos o filamentos restantes lavando la herida con agua de mar o salada. En caso de que esta maniobra no fuera suficiente los citados restos deberán desprenderse manualmente mediante el raspado cuidadoso (hay que tener mucho cuidado en no tocar los tentáculos sin tener las manos protegidas con unos guantes).

Las reacciones urticariformes son tributarias de la aplicación tópica de antihistamínicos. En cuanto a las reacciones anafilácticas (edema y urticaria generalizada) es preciso llevar a cabo el tratamiento medico pertinente
Para saber más sobre este tema:

Otros reportajes