ÁREA MÉDICA
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
Los amargantes
Fecha de publicación: 14 junio 2010



Es un hecho, por desgracia debidamente demostrado, que los niños se sienten irresistiblemente atraídos a ingerir el contenido de toda clase de envases o frascos de colores llamativos. Esto puede provocar intoxicaciones de carácter grave, sobre todo en caso de ingerir productos de limpieza doméstica.

Una solución para paliar lo esta situación sería eliminar en los niños el deseo de llevarse a la boca tales productos en particular; por ello, se pensó incluir en la composición de los mismos y para tal fin una sustancia amargante cuyas características químicas (incoloras e inodoras, etcétera) no influyeran en las particularidades propias del producto en cuestión. Ello daría lugar en la mayoría de los casos a que el niño rechazara inmediatamente tal producto y a la vez le disuadiera de una nueva tentativa.

Actualmente, aunque no en su mayoría, los productos de limpieza doméstica incluyen en su proceso de fabricación éstas sustancias amargantes con la seguridad de que no alteran la eficacia propia del producto que lo contiene y que son inofensivos para la salud. Tal acción considerada como una labor eminentemente preventiva ante la posibilidad de una intoxicación por ingestión de estos productos por parte del niño debería extenderse a otra gama de productos.

Ahora bien, ello no exime que se cumpla con la regla más elemental de seguridad: dejar los productos domésticos fuera del alcance y la vista de los niños.

Para saber más sobre este tema:

Otros reportajes