ÁREA MÉDICA
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
Alteraciones de la piel en el recién nacido
Dr. Pablo Umbert Millet +
Especialista en Dermatología y Venereología.

Fecha de publicación: 3 junio 2009



Durante el periodo neonatal (28 días de vida) la piel del recién nacido presenta una serie de rasgos tanto estructurales como fisiológicos (es decir menor grosor epidérmico, vello fino sin medula, menor secreción de las glándulas sebáceas, aumento de sensibilidad a los irritantes externos, aumento de la hipersensibilidad de la piel en el prematuro, etc.) que explican el que ciertas alteraciones de la misma puedan hacer su aparición. Hay que tener cuenta, sin embargo que si bien muchas de ellas se resuelven por si solas, otras veces su presencia puede persistir entre días, semanas o meses y hasta llegar a ser permanentes

Es preceptivo pues, conocer todas y cada una de ellas en particular puesto que, en ocasiones, su errónea identificación y posterior tratamiento (innecesario la mayoría de las veces), puede dar lugar a complicaciones no deseadas.

Al nacer la piel del recién nacido se halla recubierta por un manto de grasa, de color blanquecino, denso y pastoso y pegajoso, ("vernix caseosa o unto sebaceo") compuesto por secreciones, de las glándulas sebáceas y células de descamación epitelial del mismo feto y que en el transcurso de ciertas patologías puede adoptar un color amarillo dorado el color del meconio (verde oscuro) en caso de sufrimiento fetal. La mayor parte del unto sebáceo se elimina la primera vez que se baña al bebe.

Entre las primeras alteraciones consideradas propiamente fisiológicas que presenta la piel del recién nacido hay que señalar el "lanugo" o manto de vello suave y fino localizado principalmente en la espalda, hombros e incluso frente y mejillas (más abundante en los bebes prematuros) que desaparece habitualmente en varias semanas (mas o menos a partir de la 2ª semana de vida) y la "descamación de la piel" o "piel reseca" que, a pesar de ser fisiológica, puede ser extensa (en piernas y pies) en el caso en que el recién nacido presente alguna patología. Tal proceso no requiere tratamiento especial alguno y suele finalizar en las dos primeras semanas de vida.

No hay que olvidar, sin embargo que la presencia de ciertas alteraciones (marcas, cicatrices etc.) que se presentan en el recién nacido pueden haber sido originadas antes, durante o después del parto fruto de maniobras instrumentales o traumatismos obstétricos.

De entre las lesiones cutáneas, que por su importancia pueden hacer su aparición, hay que prestar atención su importancia a la "adiponecrosis subcutánea" o necrosis grasa subcutánea caracterizada por la presencia de nódulos indurados recubiertos por piel de color rojo o violáceo. Estos nódulos, excepcionalmente, pueden abrirse y eliminar un material graso necrosado. Tales lesiones aparecen en el transcurso de las primeras semanas de vida en mejillas, nalgas, brazos etc. y se resuelven espontáneamente al cabo de un corto periodo de tiempo.

Por lo que respecta a las alteraciones del color de la piel del recien nacido, hay que señalar que normalmente su piel presenta una coloración muy rojiza (eritema fisiológico) que en cuestión de 48 horas (no antes) se transforma y se vuelve amarilla (ictericia neonatal o fisiológica).

Tal ictericia fisiológica es ocasionada por la presencia una alta concentración de bilirrubina en la piel, sangre y otros tejidos que el hígado inmaduro del neonato es incapaz de eliminarla requiriéndose en ocasiones ciertas pruebas de laboratorio para proceder a su evaluación). La ictericia fisiológica es frecuente que aparezca en casi la mitad de los recién nacidos en el transcurso del segundo o tercer días de vida no necesitando tratamiento alguno ya que suele desaparecer en 1-2 semanas. Su tratamiento incluye el colocar al neonato bajo una fuente de luz (fototerapia).


Cutis marmorata
Todo ello, sin embargo, no es óbice para que en el recién nacido puedan observarse otras coloraciones de la piel, tales como el violeta típico de la "acrocianosis" (sobre todo en la piel de las manos, pies y área que rodea los labios) , el llamado "cutis marmorata"(color marmóreo, salpicado de zonas pálidas y otras mas oscuras) que aparece en las extremidades y tronco de neonatos expuestos a bajas temperaturas (aunque su presencia no indica que deba estar más abrigado) y la "discromía en arlequín" (color rojo en la parte inferior del cuerpo y palidez en la otra mitad al colocar al neonato en decúbito lateral ) típica del recién nacido de bajo peso, que puede presentarse entre el 2º y el 5º día de vida, con una duración variable de unos segundos a unos 20 minutos.


Eritema tóxico del recién nacido en un
neonato a término de 24 horas de vida.
Entidad propia tiene el llamado "eritema tóxico neonatal" o "exantema toxo-alérgico" de causa desconocida (aunque no peligroso) y que consiste en la aparición de pequeñas y numerosas manchas eritematosas (rojas) centradas en ocasiones por una vesícula o pústula (erupción maculo-papular) de color blanco, claro o amarillento que contiene eosinófilos en su interior . Tal erupción se localiza en el pecho, espalda, cara y partes proximales de las extremidades del recién nacido con la particularidad de que respeta sus plantas (parecen picaduras de insectos) soliendo aparecer (en un 50 % de los neonatos) a partir del segundo o tercer día de vida y desaparecer a los 2-4 semanas sin necesidad de cuidados especiales pues no tiene significado patológico alguno. Este cuadro también se conoce como urticaria neonatal (reacción de hipersensibilidad a una irritación química o mecánica como podría ser la fricción de la piel con la ropa).

No hay que olvidar de entre otras alteraciones de la piel del recién nacido el "acne neonatal" (resultado de la estimulación hormonal materna de las glándulas sebáceas todavía involucionadas) el cual se caracteriza por la presencia de múltiples pápulas eritematosas o pustulosas. El acné neonatal puede aparecer en cara (mejillas, frente y barbilla), espalda e ingle antes de los tres meses de edad (2-4 semanas) desaparecer hacia los 6 o los 9 meses de vida (recuerda el acné del adolescente) no requiriendo tratamiento alguno.

El "millium" o "acné miliar" consiste en múltiples pápulas duras, diminutas de color blanco amarillas que parecen granitos de 1-2 mm. ( por retención de queratina) localizado en mejillas, frente, punta nariz y barbilla del neonato. Cuando se localizan en la boca (encías y paladar) se denominan perlas de Epstein pudiendo confundirse ocasionalmente con un diente . Estas esferas quistitas se rompen y liberan su contenido a las pocas semanas . El milium suele desaparecer por si solo al cabo de 2-3 semanas de vida no requiriendo tampoco tratamiento alguno.

El exceso de calor y humedad pueden dar lugar en el recién nacido a erupciones sudorales (miliaria) por obstrucción de los conductos excretores de las glándulas sudoríparas. La miliaria se presenta como una erupción de pequeñas pápulas eritematosas o vesículas de contenido claro-cristalino y (por su aspecto suele denominarse también acne del lactante). Según el color, este cuadro clínico adopta diferentes nombres tales como sudamina (color cristalino), sarpullido por el calor (rubra) o pustulosa. Tal erupción es inofensiva y remite a las pocas semanas.

La aparición papular inflamatoria que se presenta en las primeras semanas de vida en las mejillas de los recién nacidos se conoce con el nombre de "milk rash" no siendo debida a una alergia a la leche sino más bien a la combinación de una variada patología dérmica.

En ocasiones no es rara la presencia en recién nacidos de las denominadas "ampollas por succión". Tales ampollas son lesiones solitarias (que desaparecen a los pocos días) situadas sobre una piel no inflamada y localizadas en antebrazos, muñecas y dedos debidas a que el feto puede empezar a chuparse tales partes del cuerpo cuando esta en el útero materno desapareciendo a los pocos días.Las "callosidades de succión" ( línea de unión en los labios entre la mucosa y la piel ) es otra alteración de la piel que puede aparecer en el recién nacido.


Mancha mongólica múltiple
Las "manchas mongólicas", se presentan como una mancha azulada de diferente forma o tamaño, (se asemejan a un morado) que suelen observarse con mayor frecuencia en los recién nacidos de piel morena o raza negra. Tales manchas pueden persistir meses o años y suelen desaparecer antes de los diez años (normalmente suelen hacerlo en los primeros cuatro años de vida). Aunque típicos de la región lumbosacra pueden aparecer en hombros, espalda, nalgas y muslos. A pesar de su nombre no tienen nada que ver con el Síndrome de Down o mongolismo.

No hay que olvidar mencionar los "angiomas planos" también conocidos por antojos, picotazo de la cigüeña, beso de ángel, manchas o parches de color salmón etc. caracterizados por manchas rosadas o rojas o de color salmón que aumentan en intensidad por el llanto o el calor localizadas en el puente de la nariz (entre los ojos), la frente, parpados y parte posterior del cuello (nuca). Se estima que un 5% de estos angiomas (situados en la nuca) suelen persistir durante toda la vida a diferencia de aquellos presentes en otras localizaciones los cuales suelen desaparecer completamente antes del primer año y medio de vida, aunque en ocasiones persisten hasta la adolescencia.


Hemangioma esclerosante en una
lactante de 1 mes. La lesión ya era
presente en el momento del
nacimiento y estaba creciendo en
tamaño y volumen.
Los "hemangiomas capilares o en fresa" son marcas de nacimiento prominentes de color rojo provocadas por la acumulación de capilares dilatados. En un principio su color es más bien claro aunque mas tarde se vuelven rojas y aumentan de tamaño. No tienen importancia alguna y suelen desaparecer durante los primeros años de vida.

Otras manchas que pueden observarse en la piel del recién nacido son las denominadas por su color como tipo "vino de Oporto" las cuales acostumbran a ser de gran tamaño y de color morado rojizo. Tales manchas tienen la particularidad de que no desaparecen por sí solas sino que requieren la atención del dermatólogo pediátrico. Otras manchas presentes en la piel de algunos bebes son las denominas tipo "café con leche" las cuales se caracterizan por su color marrón claro el cual se va intensificando a medida que el niño va creciendo. No suelen tener importancia alguna a no ser que su tamaño sea excesivamente grande y aumenten en su número.


Nevus melanocítico congénito en la
pierna de una niña de 5 años.
Los "nevus melanocíticos" también conocidos por lunares marrones o negros. Pueden estar presentes en el momento del nacimiento (denominándose nevus melanocítico congénito) o aparecer durante la infancia y la adolescencia. Delante de estas lesiones, se recomienda control por el dermatólogo.

No hay que olvidar ciertas "malformaciones congénitas" que pueden manifestarse en la piel. Entre ellas hay que citar las anomalías localizadas en las orejas, genitales, en el ángulo interno de los ojos (epicantus), labios y boca (labio leporino, hendidura palatina) y la ictiosis (excesiva descamación de la piel).

Para saber más sobre este tema:

Otros reportajes