ÁREA MÉDICA
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
¿Seguro que ve bien?
Fecha de publicación: 11 marzo 2009


Según las estadisticas se sabe que mas o menos 20 de cada 100 niños menores de seis años tienen un trastorno de visión que no ha sido detectado , por tanto es importante el conocer cuales son los signos sospechosos o de alarma que nos pueden orientar el que un niño padece un posible defecto visual ( miopía, hipermetropía, astigmatismo, ojo vago o estrabismo...)


Según las estadisticas se sabe que mas o menos 20 de cada 100 niños menores de seis años tienen un trastorno de visión que no ha sido detectado , por tanto es importante el conocer cuales son los signos sospechosos o de alarma que nos pueden orientar el que un niño padece un posible defecto visual ( miopía, hipermetropía, astigmatismo, ojo vago o estrabismo...)

 

El objeto de este articulo es dar a conocer una lista a lista de posibles síntomas y conductas que nos hacen sospechar que un niño presenta un problema visual tributario de ser corregido por un oftalmólogo.

 

He aquí la relación de signos y síntomas:

 


  • Lee con lentitud.
  • Durante la lectura emplea los dedos para guiar sus ojos.
  • Tiene que leer por segunda vez las frases para entenderlas mejor
  • Se salta las palabras o las filas de letras.
  • Lee en voz alta.
  • Saca la lengua mientras realiza una tarea próxima.
  • Mueve los labios mientras trabaja en visión próxima.
  • Confunde repetidamente la derecha con la izquierda y viceversa.
  • Invierte letras o palabras.
  • Confunde letras que se parecen.
  • Silva para animarse mientras lee en silencio.
  • Le cuesta mucho recordar lo que ha leído.
  • Las letras o líneas de letras se juntan o saltan.
  • Se fatiga si tiene que concentrarse visualmente.
  • Escribe no siguiendo una línea más o menos recta sino de forma torcida.
  • No emplea los ojos para controlar los movimientos de las manos.
  • Debe tocar las cosas para interpretarlas.
  • No reconoce la misma palabra en la siguiente oración.
  • Repite letras dentro de las palabras.
  • Ve borroso mientras lee o escribe.
  • Al poco tiempo de leer pierde el interés.
  • Le cuesta comprender lo que lee.
  • A veces uno de los ojos gira hacia adentro o hacia afuera.
  • Inclina la cabeza hacia adelante o hacia atrás al mirar hacia un objeto lejano.
  • Presta poca atención al leer o al copiar lo que le dictan.
  • Omite palabras con frecuencia.
  • Inclina excesivamente la cabeza cuando lee.
  • A veces ve doble.
  • Omite letras, números o frases.
  • Al escribir columnas de números éstos están desalineados.
  • Es pobre la coordinación entre los ojos y las manos.
  • Los ojos o los párpados se enrojecen.
  • Existen costras en las pestañas.
  • Son frecuentes los orzuelos.
  • Es frecuente el lagrimeo.
  • Dolor de cabeza (en la frente, a los lados o detrás).
  • Parpadea con exceso.
  • Mueve la cabeza cuando lee.
  • Tiene sensación de picor o quemazón de los ojos al leer.
  • Tiene náuseas o sueño mientras realiza tareas de cerca.
  • Guiña o se tiene que tapar uno de los ojos.
  • Evita realizar tareas de cerca que requieran concentración.
  • Adopta posturas inadecuadas durante las tareas de cerca.
  • Comete errores al copiar sobre su cuaderno lo que está escrito sobre la pizarra, o al copiar de un libro.
  • El tiempo de atención es corto.
  • Sostiene los libros demasiado cerca de los ojos.
  • Escribe acercándose excesivamente al cuaderno.
  • Se encuentra incómodo si realiza tareas que demandan la interpretación visual.
  • No ve lo que se escribe en el encerado o para verlo tiene que guiñar los ojos.
  • Se frota con frecuencia los ojos durante o después de periodos cortos de actividad visual.
  • No termina las tareas de cerca en el tiempo normal por su edad y nivel.
  • Apoya la cabeza sobre uno de los hombros cuando escribe.
  • Después de realizar tareas de cerca ve borroso momentáneamente de lejos.
  • No reconoce la misma palabra en la siguiente oración.
  • Cuando lee de forma continua disminuye su comprensión.
  • Siendo normal la iluminación las pupilas son grandes.
  • Cuando escribe el espacio de letras y palabras es muy irregular.
  • Tiene dificultades para seguir las instrucciones verbales.
  • Se retrasa en su trabajo por culpa de la lectura.
  • Tiene problemas para escribir a máquina.
  • Con frecuencia tropieza con los objetos.
  • No consigue superar sus objetivos como debiera.
  • Su caligrafía es mala.
  • Son bajas las notas escolares.
  • No lee tan bien como debiera.
  • No disfruta cuando lee.
  • Tiene que leer varias veces para sentirse seguro de lo que interpreta.
  • Le gustaría poder leer mejor.
Para saber más sobre este tema:

Otros reportajes