ÁREA MÉDICA
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
¡Seamos prudentes con las plantas de interior!
Fecha de publicación: 9 febrero 2009


Cinco sencillos consejos pueden evitar accidentes


En muchas ocasiones, necesidades placenteras modernas, ideas ecológicas, modas decorativas y actividades recreativas llevan a incorporar plantas ornamentales en el interior de las casa y hasta en los espacios libres propios. Tales vegetales son seleccionados por su aspecto, color, forma y prestigio cultural y exótico sin tener en cuenta el riesgo físico que pueden entrañar sus hojas, flores, frutos, etc., sobre todo para los niños los cuales, si por cualquier motivo llegan a ingerirlas y son tóxicas pueden poner en grave peligro su salud.

Sin embargo si se tienen en cuenta ante tal incidencia una serie de pequeños consejos es posible reducir y hasta eliminar el riesgo de que un niño se intoxique ingiriendo o masticando cualquier planta que este presente en su casa.
 
Antes de comprar una planta para colocarla en casa es preciso tener en cuenta en primer lugar los siguientes consejos:

1- IDENTIFICAR LA PLANTA
Es fundamental el identificar la planta que se va a colocar en el hogar es decir conocer el nombre de la misma , ya que ello le supondría de entrada saber si la planta es potencialmente tóxica o por el contrario no lo es.

Ahora bien hay que tener presente que las plantas deben ser deben ser preferentemente identificadas por su nombre botánico (nombre latino) y no por sus nombres comunes.

Sin embargo, al ser difícil acordarse del nombre botánico de la planta en latín, el secreto en estos casos está á en apuntar tal nombre con tinta indeleble (ya que el sol puede decolorarlo) en un colgante que puede colocarse en el tallo o en alguna rama de la planta. La persona que le ha vendido la planta puede darle el nombre de la misma, aunque existen multitud de libros sobre plantas que pueden ayudarle en su identificación.

El nombre botánico de una planta consta generalmente del genero y la especie. En ocasiones va acompañado del nombre del "botánico" que la descubrió. Otras veces los nombres botánicos van acompañados de una "X" . En estos casos se trata de una especie hibrida es decir resultado de un cruzado hibrido.

No hay que olvidar que una planta puede tener diferentes nombres comunes según las regiones y en ocasiones el nombre puede referirse a dos o tres plantas diferentes. Es por todo ello que la identificación correcta de la planta es conveniente se haga siempre por el nombre botánico.
Si conoce el nombre de la planta habrá á subido el primer peldaño en la prevención.

2- CONOCER QUE PLANTAS SON TOXICAS Y CUALES NO LO SON
Un segundo consejo a tener en cuenta es conocer si la planta que piensa colocarse en casa es tóxica o no. Para ello es necesario informarse consultando los libros editados al respecto, al florista que le vendió la planta o llamando al Centro de Información Toxicológica (91 -562 04 20) quienes le informarán sobre el particular.

3- COLOCARLAS EN UN LUGAR SEGURO
Una vez conocido el nombre botánico de la planta y su potencial toxicidad hay que proceder a decidir donde se coloca la planta en el hogar.

En este caso es preciso considerar tres situaciones:
 
1- Plantas que por su toxicidad no deben colocarse en hogares con niños.
2- Plantas que pueden colocarse en hogares con niños pero siempre fuera de su alcance.
3- Plantas que pueden colocarse en hogares con niños.

 

4- ESTAR PREPARADO PARA CUALQUIER EMERGENCIA
Los padres o las personas que están al cuidado de los niños deben estar preparados para que en el caso de que éstos haya ingerido una planta venenosa estar al corriente lo que deben hacer en aquel momento.

En todo caso es imprescindible que sepan la manera de provocar el vómito (sus indicaciones y contraindicaciones). Hay que tener a mano el número de teléfono de su pediatra, del Centro de Información Toxicológica y del Hospital más cercano.

5- ENSEÑAR A LOS NIÑOS QUE NUNCA DEBEN INGERIR PLANTAS NO COMESTIBLES
No todas las plantas que han sido consideradas atoxicas son seguras puesto que un niño puede ser alérgico a ellas o existe la posibilidad de que provoquen reacciones adversas en un momento dado. Puede también existir la posibilidad de que se hayan equivocado en considerarla segura. Así pues es importante enseñar a los niños (cada padre a su manera) que no deben de llevarse a la boca aquellas plantas que no sean comestibles.


 
CONDUCTA A LLEVAR A CABO EN CASO DE INGESTION
 DE UNA PLANTA TÓXICA

 

  • Guardar la calma
  • Examinar al niño. La extracción de los restos de la planta de la boca puede ser una ayuda para su posterior identificación. La aparición de los primeros síntomas también puede ayudar al diagnóstico.
  • Averiguar la cantidad y la parte de la misma ingerida (tallo, frutos hojas etc.) y también si se han ingerido una o varias plantas a la vez.
  • Identificar, si es posible, la planta (si se ignora el nombre de la planta deben consultarse aquellos libros al respecto o consultar con el jardinero.
  • Contactar con el pediatra o con el Centro de Información Toxicológica (91-562 04 20) y seguir sus instrucciones.
  • Trasladar al niño al Centro Hospitalario más cercano sin olvidar llevarse los restos de la planta ingerida y los máximos datos sobre la intoxicación.
Para saber más sobre este tema:

Otros reportajes