ÁREA MÉDICA
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
Entrevista a Prof. Dr. Serafin Málaga Guerrero
Presidente de la Asociación Española de Pediatría

Fecha de publicación: 12/01/2010


Infancia Segura: La Seguridad Infantil está presente en todos los ámbitos de la vida de un niño. A pesar de las numerosas opciones para proteger a los pequeños, el índice de accidentes es todavía muy alto. ¿Qué tenemos que hacer para reducir estas cifras? ¿Cómo se puede concienciar a los padres y cuidadores de la importancia de la seguridad infantil?

R: En España, como en el resto de países de nuestro entorno, los accidentes infantiles constituyen la primera causa de mortalidad en la franja de 1 a 14 años y la tercera desde el nacimiento hasta el final del primer año. Las familias deben conocer que las diferentes etapas del desarrollo del niño determinan los lugares donde los accidentes se producen con mayor frecuencia. Durante el primer año de vida son frecuentes las caídas (de la cama, del cambiador o de la trona), las quemaduras y la ingesta de cuerpos extraños. En los primeros 4 años de vida, el hogar ocupa el primer lugar de riesgo. Los accidentes de tráfico, desgraciadamente, se producen en todas las edades.

Este grave problema genera dolorosos dramas personales e importantes costes económicos. Por este motivo los padres y cuidadores deben prestar especial atención a las campañas de prevención emanadas desde diferentes instituciones, entre ellas la AEP. Nuestra Asociación, desde el Comité de Prevención de Accidentes e Intoxicaciones, intenta proteger a los niños y adolescentes potenciando la formación de los padres y familiares en medidas preventivas.

 

IS: Las nuevas tecnologías están ya al alcance de los más pequeños. Televisión, teléfonos móviles, internet, videojuegos... ¿En qué medida pueden los niños acercarse a estas tecnologías con seguridad, para evitar que interfieran en su correcto desarrollo?

R:El amplio uso de las nuevas tecnologías por parte de la infancia y adolescencia obliga a los pediatras a estar preparados para asesorar a los padres y cuidadores acerca de su seguridad. La disponibilidad generalizada de internet está permitiendo a las familias acceder a tecnologías educativas, culturales y de entretenimiento capaces de aportarles apoyo para el desarrollo y formación de los niños y adolescentes. Es deseable por tanto que el libre acceso de los niños a los contenidos de Internet y otros aportes de las nuevas tecnologías, esté sometido a normas de seguridad para la defensa de los derechos de los menores que puedan resultar afectados por un mal uso de los mismos. Desde la AEP vamos a promover la seguridad de su uso y prevenir los riesgos que puedan derivarse de una deficiente utilización.

 

IS:La Seguridad Vial es uno de los grandes retos pendientes en Seguridad Infantil. Se persigue a quien habla por el móvil, pero no a quien no lleva a su hijo correctamente sujeto. ¿No seria preciso concienciar a las autoridades competentes sobre ello?

R:En nuestro país, los accidentes de tráfico con víctimas menores de 14 años suman el 5% del total de accidentes. Según diversos estudios sólo el uso de sistemas de retención infantil evitaría entre el 40 y el 75% de estos accidentes. La reducción de los accidentes de tráfico está propiciando que las autoridades sanitarias y otras entidades hayan asumido la importancia de incluir la educación vial como asignatura obligatoria para niños y jóvenes. Si en nuestro país hay más de 24 millones de conductores y la infraestructura para transitar es limitada, parece necesario establecer unas normas de actuación bajo la premisa de que la pedagogía es el fundamento de la seguridad vial. Es importante por tanto inculcar al niño un sistema de valores individuales y colectivos que influyan decisivamente en el respeto de unas normas, incluidas lógicamente las relativas al tráfico. La Carta Europea de la Seguridad Vial ha tenido en cuenta los altos costes humanos y económicos que los accidentes de tráfico suponen para la sociedad actual y se ha marcado como objetivo para este año 2010 reducir a la mitad las víctimas de accidentes de tráfico.

 

IS: Los malos hábitos alimentarios están provocando numerosos problemas de seguridad alimentaría en los niños: exceso de grasas, bebidas azucaradas, falta de alimentos naturales... ¿Qué grado de responsabilidad tienen los padres en esto?

R:Estudios en animales y también en humanos han confirmado que determinados hábitos alimentarios durante la gestación predisponen al niño a desarrollar preferencia por dichos alimentos, lo que apoyaría la teoría de que los malos hábitos alimenticios podrían estar preestablecidos desde la vida intrauterina. Pero durante los últimos se ha demostrado que el ambiente es fundamental para su aprendizaje. La conducta alimentaria que los padres inculcan a sus hijos desde que nacen es esencial para educarlos en una alimentación saludable. Es necesario por tanto concienciar a los padres de los beneficios de una dieta equilibrada y la práctica regular de ejercicio para el buen desarrollo de sus hijos.

 

IS:El bullying, el acoso escolar, es el nuevo peligro al que muchos niños se enfrentan a diario. ¿En qué medida pueden los médicos pediatras ayudar a detectar estos casos para combatirlos y erradicarlos?

R:En los últimos años estamos asistiendo a un importante incremento de casos de acoso escolar. Aunque las causas de esta violencia son múltiples y complejas, es obvio que la familia y el personal docentes son claves para abordar este tipo de conflictos. El papel del pediatra debe ir encaminado a sensibilizar a las familias, al alumnado y al profesorado de los efectos perjudiciales de los comportamientos de intimidación. Deben propiciarse iniciativas que favorezcan la detección, el tratamiento y la erradicación de esa lacra. Por otra parte, será preciso enseñar a los niños a afrontar los conflictos civilizadamente, aprendiendo a encauzarlos adecuadamente.

 

IS:Desde algunos sectores se alienta el uso de remedios naturales para combatir algunas enfermedades. ¿Se puede compatibilizar en pediatría la medicina tradicional con la natural?

R:Tengo el mayor respeto por los padres de algunos pacientes que, en situaciones desesperadas, deciden recurrir ocasionalmente a la medicina alternativa, pero desde el punto de vista personal, en mis ya largos años de ejercicio profesional, me he limitado a actuar siempre de acuerdo con el método científico.

 

IS:Finalmente, ¿cómo debe ser el pediatra ideal? Es decir, qué deben pedirle unos padres al médico que atiende a su hijo?

R:La relación médico-paciente-familia debe basarse en un mutuo respeto y confianza. Los padres deben conocer que el pediatra que atiende habitualmente a su hijo en su Centro de Salud, en el hospital o en su clínica privada, ha debido superar una carrera de 6 años y, tras preparar el examen para acceder a una plaza de formación MIR en pediatría, cursar 4 años más de especialidad en un centro hospitalario especialmente acreditado para la docencia en pediatría. Esta formación se completa en algunos casos durante un mayor tiempo, en el caso de los especialistas pediátricos.

Atendiendo a estas premisas, los padres pueden tener la seguridad de que los pediatras de nuestro país tienen los conocimientos necesarios para hacer frente a las diferentes patologías que puedan sufrir sus hijos. Pero además de los conocimientos técnicos, el pediatra ha de estar ilusionado con su actividad y motivado para mostrar una actitud humanista con el niño, sabiendo adaptarse en cada momento a las características del paciente, atendiendo tanto a su edad (lactante, escolar, adolescente) como a su enfermedad concreta. El pediatra que los padres elijan ha de poseer un perfil humano capaz de trasmitir confianza al entorno familiar.

 


Otras entrevistas