ÁREA DE
SEGURIDAD
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles
Seguridad alimentaria

Sección coordinada por la Dra. Marta Castells  +
Fecha de publicación: 19/11/2008
Prebioticos y probioticos





Cuando hablamos de prebióticos y probioticos, estamos hablando de dos ingredientes de los llamados "alimentos funcionales", es decir de alimentos que además de nutrir tienen propiedades beneficiosas para la salud.  Estos dos nombres pueden parecer extraños para muchos consumidores, y sin embargo forman parte de productos presentes en nuestra alimentación, y muy habituales en la infancia. Citemos los yogures y/o bebidas fermentadas, como ejemplo de probióticos y a las papillas de cereales de los lactantes o en la fórmulas de continuación que contienen FOS (Fructo-oligosacáridos) como ejemplos de prebióticos, por estas razones decíamos que son habituales en la alimentación.

 

El consumo de determinados alimentos puede hacer que nuestra alimentación sea más saludable, ya sea porque mejora el estado de salud y de bienestar o porque reduce el riesgo de padecer una enfermedad.

 

Hay varios ingredientes funcionales que se añaden a determinados alimentos, en este artículo nos referimos a los probióticos y los prebióticos, ingredientes alimentarios funcionales de los más conocidos y estudiados que, siendo y actuando de modo diferente, logran modificando la flora intestinal obtener un beneficio similar, favorecer la salud intestinal.

 

Ambos son capaces de mejorar el equilibrio de la flora intestinal (conjunto de microorganismos que vive de forma natural en el intestino), favoreciendo su correcto funcionamiento, También son capaces de producir un efecto beneficioso sobre el sistema inmune (protegiendo de ciertas infecciones, tanto digestivas como generales, reducción de los eczemas en los lactantes. etc...).

 

Los probióticos son ingredientes alimentarios constituidos por microorganismos vivos, iguales a los que forman parte de nuestra flora intestinal que, ingeridos en cantidad suficiente a través de los alimentos que los contienen, producen efectos beneficiosos en la salud de las personas que los consumen, colonizan el intestino modificando positivamente la flora intestinal y mejorando el funcionamiento del sistema inmune y, por tanto, la salud global del intestino.

 

Se encuentran de forma natural en determinados alimentos como los productos lácteos fermentados (ej, yogures).

 

En la actualidad se fabrican muchos tipos de alimentos enriquecidos con microorganismos, como leches fermentadas, yogures, zumos, etc.

 

Ingredientes probióticos: Streptococcus thermophilus, Lactobacillus bulgaricus o acidofilus- bifidobacterias, Lactobacillus casei imunitass, etc.

 

Los prebióticos son ingredientes alimentarios no digeribles (de la familia de las fibras) que fermentan en el intestino, sirven de alimento para las bacterias beneficiosas (lactobacilos, bifidobacterias) que tenemos y necesitamos en nuestro aparato digestivo. Al mismo tiempo, dificultan el crecimiento de las bacterias perjudiciales, mejorando con ello la flora intestinal y, en definitiva, nuestra salud.

En el caso de los prebióticos, son carbohidratos que se encuentran de forma natural en la leche materna y en algunas frutas y verduras: plátano, ajo, puerro, cebolla, alcachofa, espárrago, tomate, raíz de achicoria, etc.

 

Alimentos con adición de prebióticos: cereales suplementados con oligosacáridos, leches de inicio y leches de continuación, papillas de cereales, zumos, etc.

 

Ingredientes prebióticos: inulina, fructo-oligosacáridos (FOS), galacto-oligosacáridos (GOS), etc.

 

Como hemos visto son ingredientes muy habituales en nuestra alimentación, los unos son microorganismos vivos (probioticos) y los otros (prebióticos) favorecen el crecimiento de todos los microorganismos beneficiosos que forman parte de nuestra flora intestinal. Se diferencian en su naturaleza y en su forma de actuación que a su vez depende también de los diferentes tipos de probióticos y prebióticos.

 

Los beneficios de los pro y prebióticos son debidos a que:

 

Modifican la composición de la microflora intestinal  y ayudan a generar un ambiente no favorable en el intestino para las bacterias dañinas, a reforzar el efecto barrera para que los gérmenes dañinos (patógenos) no puedan desarrollarse en el interior del organismo y a mejorar el  sistema inmunológico.

 

Beneficios:

 

Probióticos:

- Son útiles en la prevención y tratamiento de diarreas infecciosas y debidas al consumo de antibióticos.

- Disminuyen los episodios de infecciones tanto respiratorias como gastrointestinales o urinarias.

- Disminuyen la intolerancia a la lactosa.

- Reducen los síntomas de la inflamación intestinal.

- Disminuyen el colesterol en sangre.

- Contribuyen a prevenir el cáncer de colon y las enfermedades atópicas.

- Mejoran el tránsito y la hinchazón asociada a exceso de gases.

- Estimulan las defensas

 

Prebióticos:

- Previenen el estreñimiento y diarrea.

- Mejoran el tránsito y la hinchazón asociada a exceso de gases.

- Disminuyen la presión sanguínea y el colesterol en sangre.

- Favorecen la mineralización ósea y estimulan la absorción de minerales (calcio, magnesio, cinc y hierro).

- Parece ser que tienen propiedades protectoras frente al cáncer colorectal.

- Estimulan las defensas

También existen alimentos con una combinación de probióticos y prebióticos se les llama: simbióticos

 

Para saber más sobre este tema:
Listado de articulos