ÁREA DE
SEGURIDAD
También te puede interesar...
Seguridad familiar


Niños Golosos




Los iniciamos en casa, golosinas si comen bien, chuches que traen los abuelitos, continúan luego en las guarderías, caramelos para los que se porten mejor, y al llegar a estrenar la primera década de la vida ya son unos perfectos golosos. Glotones de lo dulce, que no saben parar en el voraz consumo de sustancias azucaradas. La sucromanía es un auténtico vicio nacional que reforzamos de generación en generación.



Hagamos una prueba sobre nuestra inmensa capacidad de edulcorar a nuestros menores y nos sorprenderemos de lo que somos capaces de hacer los adultos. Sigan mi consejo: durante un mes, cada vez que den algo dulce a un crío, pongan otro similar en una tarro enorme que tengan bien a la vista. Así, por ejemplo, si le damos un caramelo de menta, añadimos otro igual al interior del tarro; si le damos una barra de regaliz azucarada, otra para el tarro; si es un chupa-chups de fresa, otro igualito para el tarro, y así sucesivamente. La sorpresa mayúscula la tendrán cuando echen un vistazo al tarro de muestra y lo vean repleto de golosinas, que serán el equivalente a la cantidad de azúcares que ha absorbido el organismo de nuestro crío. Y luego no nos quejemos de la proliferación de diabéticos en el colectivo infantil y de clientes con caries para los odontólogos.




¡Cuidado, pues, con el vicio de la sucromanía! Auténtica adicción al dulce que hace estragos entre nuestra población menuda... y no tan menuda.



Tengan presente que la atracción por lo dulce es innata en el ser humano. Porque ya el recién nacido tiene despierto este sentido del gusto hacia lo dulce. Y tardará en desarrollar las sensaciones a lo amargo, a lo ácido y a lo salado: sensaciones que siempre serán fruto del aprendizaje y nunca innatas. Asimismo, la atracción por lo dulce será lo último que perderán en esta vida, sino que se lo pregunten a los abuelos.


Ciertamente, hay otras formas de recompensar a los niños y reforzar sus buenas conductas, sin necesidad de atiborrarlos de golosinas. Prueben, ustedes.



Para saber más sobre este tema:

Listado de articulos