ÁREA PADRES...
FUTUROS PADRES
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles

INFORME TECNICO INFANCIASEGURA.es
TODO LO QUE LOS PADRES HAN DE SABER SOBRE...


Sección Coordinada por el Dr. J. Mateu Sancho  +
Fecha actualización: 27/04/2009
 


  La cuna  El moisés y la minicuna  Las sillas de paseo  Cochecitos de paseo  La Trona  El cambiador o vestidor

  Sillas o dispositivos de seguridad  El Capazo y la silla portabebés  Los Parques o corralitos  La Bañera

  Los andadores  Las mochilas  Los intercomunicadores  Las hamacas


La Trona


"La trona es un elemento  indispensable cuando el niño se mantiene ya sentado  a ratitos sin perder la estabilidad (a partir de los 6-7 meses) y sus horarios de alimentación empiezan a adaptarse a los de los adultos. Por otra parte es conveniente que  toda trona pueda adaptarse a las diferentes etapas de crecimiento del niño de tal manera que pueda llegar a utilizarse hasta los tres años.  Bien elegida una trona puede ser pues una gran inversión.  Sin  embargo el principal peligro que entrañan las tronas es que los niños pueden caerse si no están bien sujetos a ellas o volcar en el caso de que estando colocadas cerca de una pared empujen sus pies o brazos en ella. Se han descrito casos de muerte en el caso de que el niño haya caído y la trona se vuelque sobre él."

  Aunque el uso principal de la trona es facilitar el momento de las comidas ,es innegable que posee a la vez una función integradora ya que participa en los momentos familiares  importantes. Sentado en la trona el niño puede , a la vez de estar cerca de los padres contemplar lo que están haciendo en todo momento desde una altura privilegiada. Ello  hace que el niño tome consciencia  de que es miembro integrante de una familia en la que ocupa un lugar único y en exclusiva. Por otra parte la bandeja de la trona le servirá de superficie de apoyo  para sus juguetes.  Teniendo en cuenta, pues  la inmensa importancia que reúne la trona todo el cuidado es poco para escoger aquella más idónea.

 Actualmente existen varios tipos de tronas. Las denominadas fijas son una solución si se  dispone de espacio. Por el contrario las plegables ocupan un espacio más reducido pudiéndose guardar y transportar cómodamente.  Otro tipo de trona son las  denominadas regulables las cuales al poder regular su asiento en altura pueden utilizarse como una silla. No hay que olvidar aquellas tronas que poseen un respaldo reclinable lo que da lugar a que el  niño  este más cómodamente sentado y así poder descansar y aquellas otras que  además de tener en cuenta el crecimiento del niño ofrecen unos asientos amplios y cómodos y apropiados hasta que el niño cumple los tres o cuatro años.

 Otras tronas que existen actualmente en el mercado tienen  la característica de ser transformables y evolutivas. Las transformables, tienen la ventaja de que pueden regularse  en altura  adaptándose a las necesidades de crecimiento del bebé  permitiendo  que el niño pueda  sentarse a la altura de la mesa de los adultos (sin embargo el inconveniente principal  de tales tronas es que ocupan mucho espacio ya que no pueden plegarse). Las evolutivas  son aquellas tronas que pueden convertirse en una combinación de silla o mesa por lo cual resultan ideales como primer pupitre. 

 Las llamadas tronas suspendidas o tronas de mesa  (de reducido tamaño) constan de un  asiento ligero compacto y plegable con  un respaldo acolchado reclinable y de una bandeja (acostumbran a pesar unos 2 kilos). Todo ello  puede anclarse directamente en los márgenes de cualquier tipo de mesas mediante unas gruesas pinzas (tipo  universal). Un aspecto importante de estas  tronas es que su estructura sea lo  suficiente estable y sólida  para soportar el peso del niño  (hasta 15 kg.) y  sus balanceos. Este tipo de tronas van provistas de un cinturón de seguridad para sujetar al niño. Con estas tronas el niño puede comer con los mayores.

  Las tronas asiento (para niños de 6- 36 meses o hasta 15 kg) consisten en unas minisillas plegables que se colocan completamente ancladas mediante arneses o correas, sobre el asiento de cualquier silla tradicional del adulto  para que el niño pueda llegar a la mesa. Son de plástico y fáciles de plegar y portatiles por lo que son prácticas para viajar. El inconveniente de estas silla es que le niño puede caerse al suelo si presiona sus brazos o piernas contra  otra superficie (pared por ejemplo).


TODO LO QUE LOS PADRES HAN DE SABER SOBRE LAS CARACTERISTICAS DE LA TRONA ANTES DE PROCEDER A SU COMPRA

Varias son las características que debe poseer una trona en el momento de proceder a su elección. De entre ellas la principal es que sea lo más firmes y seguras posible (a prueba de niños) que sea fácil de limpiar cuando no se utiliza y además que se adapte a las diferentes etapas del crecimiento del bebé.

ESTRUCTURA: por lo que se refiere a su estructura es preciso en primer lugar que ésta sea lo más amplia, estable y sólida posible y a la vez se halle exenta de bordes agudos cortantes o punzantes y de articulaciones (puntos de unión) o partes empotradas entre  sus piezas que pudieran significar un peligro para el niño.  Hay que tener en cuenta a la vez que todos los tornillos o piezas que sobresalgan  no puedan  llegar a aflojarse desprenderse. 

Según el material con las que se  ha fabricado su estructura existen tres tipos de tronas. Las tronas mixtas cuya estructura es de plástico y de metal, las tronas de plástico y las tronas  de madera. Generalmente  es conveniente elegir una trona en la que su estructura  sea  metálica (tubos de acero) tanto por su higiene como por su resistencia. (los otros materiales utilizados para recubrir las articulaciones o juntas sometidas a determinados esfuerzos son el plástico (polipropileno) y el nylon). No hay que olvidar las tronas de  madera y de entre ellas  especialmente las de “haya” o “abedul”   las cuales  tienen la ventaja de  que duran más que otras y que combinan con la decoración.

BASE: por lo que respecta a su base es conveniente que ésta sea lo más  amplia y estable posible para mantener en todo momento su estabilidad  tanto delantera como trasera o lateral (es decir que no pueda volcarse con un simple golpe) y a la vez amortiguar posibles oscilaciones causadas por algún movimiento del niño o en el caso de que  alguna persona mayor se apoye en ella. Por tal razón es conveniente que sus cuatro patas (sin aristas ni elementos punzantes) se apoyen con fuerza al suelo (preferentemente  sobre una alfombrilla de plástico).
            
BARNICES: por lo que respecta a los barnices utilizados para recubrir todos los materiales es preciso sean atóxicos y que toda pieza metálica  resistente a la corrosión  y así los fabricantes deben  hacerlo constar en el embalaje o en las instrucciones que se  adjuntan con la misma.

RUEDAS: ciertas tronas se hallan provistas  de cuatro  ruedas y otras con dos para que la trona pueda desplazarse con facilidad. Sin embargo las tronas de cuatro ruedas pueden ser peligrosas ya que si dos de ellas no van provistas del correspondiente freno pueden llegar a volcar con cierta facilidad. Aquellas tronas de dos ruedas al bloquear su sistema de movilidad es preciso levantarlas para poder  desplazarse de un lugar a  otro. Hay que tener presente que aquellas tronas que no poseen ruedas tienen el inconveniente que el  niño puede volcarlas con facilidad al  hacer palanca con los pies ( si por ejemplo están apoyadas a la pared)  razón por la cual  deben llevar incorporados  dispositivos antivuelco. 

ASIENTO: el asiento debe estar acolchado  y  adaptado a  la edad del niño debe poder graduarse a diferentes alturas. Actualmente se presentan tronas con asientos muy amplios y cómodos utilizables hasta el momento en que el niño cumple los tres o cuatro años. En  los modelos de madera es   conveniente poner un cojín para   que el  niño esté más cómodo. Algunos tipos de tronas disponen de un asiento regulable en altura lo que permite adaptarla a las necesidades del momento y   poderla utilizar como una silla.
 
RESPALDO: el respaldo reclinable permite que el niño adopte una posición  mas cómoda  para que así pueda descansar un ratito.

REPOSABRAZOS: toda trona debe estar provista de los típicos reposabrazos  u  otras medidas de protección lateral para que el niño no pueda caerse y un respaldo (de un mínimo de 35 cm.) anatómico, acolchado y  lo suficiente alto y reclinable para  el caso de que el niño se quede dormido pueda apoyar cómodamente su cabeza en él. 

REPOSAPIÉS: por lo que se refiere al  reposapiés éste debe ser  amplio (aproximada mente unos 10 cm.) y confortable con la posibilidad de que pueda adoptar varias posiciones y hasta poder  retirarlo  si se desea.

BANDEJA: la bandeja es imprescindible  tenga un reborde para que los platos no puedan deslizarse y caerse al suelo. A la vez  también es conveniente que la misma  pueda quitarse y regularse en caso necesario y pueda desplazarse tanto hacia atrás  como hacia delante, para así evitar que los niños puedan levantarse  libremente. Otras tronas no llevan bandeja estando pensadas para que el niño pueda sentarse a la mesa para comer con los papas  Es primordial  que la bandeja , ala vez, sea fácil de limpiar y sus cantos sean redondeados.

CINTURONES DE SEGURIDAD: para garantizar la seguridad del niño (sin impedirle su movilidad)  la trona ha de estar provista  de unos cinturones de seguridad  o arneses (a poder ser de 5 puntos) solidamente fijados a su armazón o estructura (nunca sujetos al asiento) y que puedan abrocharse y desabrocharse con facilidad a  la vez no deben tener hebillas con los que el niño pueda lesionarse.  Es también  preciso que la trona  se halle provista de una segunda correa o cinta (fácil de   abrochar y desabrochar) que  pase entre las  piernas del niño  (separador) con objeto de que éste si se duerme no pueda deslizarse. Cuando el niño crezca  tal   separador debe  desaparecer  para así poder acercar el  niño a la  mesa.

PLEGADO: además de las tronas fijas o rígidas, consideradas óptimas si se  dispone de espacio en la casa, hay que considerar aquellas con sistema de plegado  tipo tijera sobre si mismas las cuales, a pesar de no ser tan firmes como las rígidas, tienen la ventaja de ocupar un  mínimo espacio en la casa cuando no se utilizan (una vez  plegadas)y en  el caso de salir de viaje poder ser colocadas con facilidad en cualquier sitio del interior del coche. Tales tronas llevan obligatoriamente un doble dispositivo de bloqueo  de seguridad (inaccesible al niño) para impedir que se plieguen  accidentalmente.
 
  En resumen  es importante repetir que en el momento de comprar una trona hay tener en cuenta que sea estable, no tenga aristas o elementos cortantes o punzantes  que pudieran ser un potencial peligro de lesiones sino que su superficie sea lisa , sus cantos redondeados y que su  vestidura pueda ser desenfundable y lavable a maquina.   Por higiene las tronas deben lavarse tres veces a la semana con agua jabonosa prestando atención a la bandeja y a los rincones donde puedan quedar restos de comida.



RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA

En cuanto a la trona:

Tener presente que la trona nunca es absolutamente segura.

  • Periódicamente es preciso revisar  la trona en cuanto a su estabilidad.
    Es preciso que la trona tenga una base amplia  para así evitar que pueda volcar.
    Si la trona es plegable hay que vigilar que tenga un dispositivo doble de seguridad  para que no se cierre  involuntariamente.
  • Es preciso  no  colocar la trona cerca de cualquier pared  o mesa pues el niño  puede empujarla con sus pies y caerse hacia atrás.
  • Si  es posible es mejor colocarla  apoyada en una esquina para que quede asegurada  tanto por detrás  como  por su lateral.
  • Hay que asegurarse  que tanto el asiento como la bandeja estén bien sujetos.
  • Es preciso que la trona vaya provista de sólidos cinturones de seguridad que puedan abrocharse y desabrocharse con facilidad y a la vez de un a segunda   tira  para colocarla entre las  piernas.
  • No usar ninguna trona que no vaya provista por un separador entre las piernas (para que el niño si se duerme no pueda deslizarse y caer al suelo) .
  • Hay que comprobar que la trona no presenta bordes agudos, punzantes  o cortantes  sino redondeados para  que el niño no pueda hacerse daño. 
  • No colocar nunca la trona sobre superficies de cristal.
  • Si la trona se sujeta a la mesa (trona suspendida) hay que vigilar este bien sujeta y no  colocarla sobre el mantel.
  • Si la trona es plegable hay que vigilar que tenga un dispositivo doble de seguridad  para que no se cierre  involuntariamente.
  • Es preciso cerciorarse de que la trona cumple con las normas Europeas de seguridad (UNE)14988:2006 (vigente a partir del mes de mayo del  2007).

 


En cuanto al niño:

  • Nunca hay que dejar solo al  niño en la trona.
  • El niño en la trona debe permanecer siempre sentado.
  • Hay que evitar que el niño se ponga de pié encima de la trona.
  • Vigilar siempre al niño sentado en la trona si ha demostrado en otras ocasiones su habilidad para desabrocharse el cinturón de seguridad.
  • No conviene colocar cerca la trona de algún objeto excesivamente atractivo pues el niño se inclinara para cogerlo y puede volcarla.
  • Ni colocarla cerca de cualquier pared  o mesa pues el niño  puede empujarla con sus pies y caerse hacia atrás.
  • Hay que impedir que otro niño se encarame a la trona cuando esta ocupada por otro niño pues puede volcarla.
  • Al sentar al niño en la trona no olvidarse nunca de colocar los cinturones de seguridad.
  • Hay que ir adaptando el tamaño de  la trona a medida que el niño se va haciendo mayor.