ÁREA PADRES...
FUTUROS PADRES
Web para padres especializada en Seguridad y Prevención de Accidentes Infantiles

INFORME TECNICO INFANCIASEGURA.es
TODO LO QUE LOS PADRES HAN DE SABER SOBRE...


Sección Coordinada por el Dr. J. Mateu Sancho  +
Fecha actualización: 27/04/2009
 


  La cuna  El moisés y la minicuna  Las sillas de paseo  Cochecitos de paseo  La Trona  El cambiador o vestidor

  Sillas o dispositivos de seguridad  El Capazo y la silla portabebés  Los Parques o corralitos  La Bañera

  Los andadores  Las mochilas  Los intercomunicadores  Las hamacas


Las mochilas


"Las mochilas portabebés ded lasa que existen varios modelos, son una excelente forma de transportar al bebe pegado al cuerpo de los padres de manera cómoda y segura. Ello tiene la ventaja  de que tal posición da lugar a un estrecho contacto, tanto físico (con su correspondiente calor corporal) como visual, con la madre o el padre, lo que repercute  que los niños se sientan protegidos y con una sensación de bienestar a medida que van adaptándose a la vida extrauterina (es decir durante los seis primeros meses). Los padres  por otra parte, se benefician en gran manera  de tal posición pues les permite gran libertad de movimientos tanto dentro como fuera de la casa.   "

Aquellas mochilas  portabebés ventrales o frontales (tambien conocidos como canguritos) ,es decir aquellas en las que el bebé se coloca en la parte frontal (es decir delante, sobre el tórax) tienen la ventaja de que pueden utilizarse desde que el bebe nace (con un peso de 3.500 kg.) hasta alrededor de los 12 meses (cuando el niño alcanza los 10 kilos) pudiendo también recurrirse a ellas  hasta que el niño empieza a andar o hasta que el niño se resiste a que le lleven de tal manera. En los niños menores de tres meses es preciso que una vez sentado sus piernas queden correctamente colocadas (similar a la de las extremidades anteriores de la rana) para así contribuir al  desarrollo normal y correcto de sus frágiles caderas

  Es indispensable también que las mochillas frontales dispongan de un reposacabezas o soporte que pueda ir  adaptándose  a medida que el niño vaya creciendo, con  objeto de impedir que su cabeza  se desplace hacia los lados o de delante hacia atrás y cuando se transporta al niño  ya mayorcito mirando hacia delante (es decir cuando ya aguanta su cabeza). Un soporte adicional en la región lumbar  es una ventaja que  favorece la comodidad del niño. No hay que olvidar la ventaja adicional que significa  el que puedan ser lavadas a maquina.
 
  Las mochilas portabebes dorsales  o de espaldas con armazón de aluminio, plegables y de tejido lavable impermeable son útiles  a partir de los siete u ocho meses  es decir cuando el bebe ya  se sienta y  mantiene la cabeza erguida.  En ella  pueden viajar de cara o de espaldas  al adulto de manera cómoda y bien sujetos.

  A diferencia de aquellas mochilas porta bebe frontales  éstas se colocan muy pegadas a la espalda. Con estas mochilas el bebé disfruta de las vistas que le ofrece la altura del padre o madre quedando su campo visual  ampliado, es decir pueden ver el mundo con más detalle.

  Por otra parte tales mochilas dorsales no permiten que la cabeza del niño  se mueva de un lado para otro pues ésta se apoya en un reposacabezas acolchado. Existen multitud de accesorios que pueden adaptarse a tales mochilas tales como toldo para el sol, plástico para  la lluvia etc.

Las bandoleras o portabebés en bandolera lo mismo que las mochilas canguro anteriores  permiten llevar al niño a cuestas con la ventaja de que los brazos de la madre queden libres, lo que ofrece gran movilidad. Por otra parte pesan poco y son una alternativa cuando en la casa no hay espacio para el cochecito.

 Las bandoleras pueden utilizarse nada más nacer en posición tumbada (posición cuna) y también  de los 6 a los 18 meses en posición sentada aguantando un peso de 15 kilos. Existen diferentes modelos de las mismas con diferentes características y ventajas.

 Parece ser que en esta posición (al principio esta contra el pecho de la madre y posteriormente sobre la cadera) el bebé se siente seguro ,cómodo y tranquilo oyendo los latidos de quien lo lleva y favorece la intimidad de la lactancia materna.


TODO LO QUE LOS PADRES HAN DE SABER SOBRE COMO DEBE SER UNA MOCHILA ANTES DE PROCEDER A SU COMPRA

ESTRUCTURA:  Es conveniente e indispensable en toda mochila el que los tirantes que sirven de soporte sean anchos, acolchados y regulables en función del crecimiento del bebe y sobre todo que distribuyan uniformemente su peso  evitando que éste recaiga en un solo hombro.  Por otra parte las aberturas para los brazos y las piernas  han de estar diseñadas de tal manera que no permitan que el niño  resbale en su interior  (es decir  como se diría vulgarmente no permitir que el  bebe se hunda en ella).



RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA

En cuanto a la mochila:

  • Elegir en igualdad de condiciones  la mochila   más ligera.
  • Comprobar  que su estructura no presente partes sobresalientes que pudieran lesionar al niño y que los materiales se revestimiento (algodón , nylon, poliéster etc.) sea  resistente y lavable .
  • Comprobar que todas las costuras  sean fuertes.
  • Comprobar que los ganchos, hebillas y cremalleras funcionan sin dificultad , que no están rotas y que sean aptas para el peso que han  de soportar.
  • Comprobar que los tirantes de los hombros y el interior estén bien acolchados y  sean  cómodos, así como  el material con  que ha sido confeccionado sea lavable.
  • La abertura para las piernas no debe ser ni tan grande que el niños se puedan  deslizar a través de ella ni tan  angosta que las piernas se irriten.
  • Revisar periódicamente el estado de la mochila..
  • No utilizar la mochila en desplazamientos con bicicleta o automóvil sino que debe usarse exclusivamente par trasportar  el niño mientras se  camina.
  • No olvidar en el momento de la compra el manual de instrucciones y asegurarse de que cumple con las normas  europeas   de seguridad.

 


En cuanto al niño:

  • Llevar al niño en el momento de  comprar una mochila porta bebes para poderlas probar.
  • Procurar que la mochila  corresponda a la medida del bebé.
  • Vigilar que el peso del bebé quede bien repartido.
  • Disponer de una superficie consistente y amplia (una mesa por ejemplo) para colocar encima de ella  la mochila s  y luego colocar  el bebé  en  él.
  • Antes de colocar el niño en la mochila  es conveniente practicar sin el niño.
  • Mejor estar sentado para asegurar la maniobra y evitar los movimientos bruscos.
  • Nunca colocar la mochila   con  el niño dentro encima de   una   mesa o silla.
  • Verificar que el bebé esté cómodo y no roce con  alguna  parte de la mochila.
  • Vigilar que el uso continuo de la mochila  no cree pliegues que puedan  resultar peligrosos para el niño.
  • No utilizar las mochilas   mas de dos horas seguidas. Hay que descansar cada  media   hora.
  • Si se ha de recoger algo del suelo  con el niño colocado en la mochila deben  flexionarse las piernas y las rodillas nunca la cintura.