ÁREA DE PREVENCIÓN
También te puede interesar...

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES POR AMBIENTES
El parque infantil
      

Es evidente que jugar al aire libre supone para los niños una de las principales actividades a llevar a cabo en los primeros años de su vida y no hay duda alguna que es uno de los lugares favoritos del niño para disfrutar de sus ratos de ocio. El parque infantil es un lugar que potencia el desarrollo del niño y las relaciones sociales. Sin embargo hay que tener en cuenta que los parques infantiles no siempre ofrecen garantías suficientes es seguridad.


Se podría definir el parque infantil como un espacio cerrado ( pero con libre acceso ) instalado en un espacio sin pendientes ni obstáculos y lejos de aquellas zonas de trafico intenso dotado de una serie de características propias (en lo que a seguridad se refiere) que permita que los niños puedan disfrutar jugando sin peligro alguno.


Es primordial que la decoración del parque sea atractiva y los elementos que la componen sean de colores y formas atractivas para estimular el juego. A la vez los materiales con los que han sido construidos los aparatos lúdicos (preferentemente de madera o plástico) siempre adaptados a la edad del niño sean de calidad y revisados periódicamente.


El parque infantil debe ser concebido para ser utilizado por niños de todas las edades. Así pues en él debe haber zonas para niños pequeños (hasta 5 años), zonas para niños mayores (a partir de los 5 años), zonas deportivas, zonas para bicicletas y patines y zonas para pasear correr, descansar etc. siendo imprescindible que todas ellas disfruten de sol y sombra, de la presencia de los máximos árboles posibles. Por la noche tales zonas deben estar debidamente iluminadas.


Es importante que el parque sea un lugar en que su suelo no tenga desnivel alguno ni superficies duras que los niños pudieran lesionarse si se cayeran. Su suelo o pavimento es conveniente sea de arena o gravilla fina, losetas de caucho y evitar el cemento u otro material duro . Es preciso, a la vez, que tal espacio esté libre de objetos que pudieran lesionar al niño que acude a él , es decir que esté limpio de defecaciones ,cristales ,latas abiertas, jeringuillas etc.


Otra de las características del parque infantil es el que debe estar debidamente vallado con un cerrojo para así limitar su acceso a determinadas horas (convirtiéndolo en un espacio de seguridad). Además Sus fijaciones, clavos, tornillos deben estar debidamente protegidos (tapones de plástico) y sus tubos huecos y demás orificios perfectamente tapados. Por otra parte el parque infantil debe estar correctamente señalizado por lo que respecta a la ubicación de sus aparatos y las edades en las que pueden hacer uso de ellas.


No hay que olvidar, a la vez, el que el parque debe ofrecer otras informaciones tales como si admite la presencia de perros, entidades donde comunicar desperfectos etc. y como es natural posea bancos para descansar , papeleras, fuentes de agua potable a la altura adecuada y cabinas telefónicas con aquellos números de teléfono de más interés y de aquellos centros sanitarios más próximos. Entre las recomendaciones generales que hay que tener en cuenta hay que señalar:


Columpios

Los columpios a pesar de estimular a los niños a poner en prueba sus habilidades físicas implican ciertos riesgos (algunos inevitables) que hay que tener en cuenta.

En primer lugar es preciso que todo columpio estén adaptados tanto a la edad como a la estatura del niño que los va a usar. Por otra parte deben cumplir unas normas básicas sobre su instalación y utilización.

Los columpios en el parque infantil deben estar separados de los otros aparatos lúdicos (unos cinco metros libres tanto por delante como po r detrás y unos dos metros por ambos lados para evitar accidentes) y estar siempre rodeados por una valla. A la vez sus asientos mejor no sean de madera para que los niños no se pongan de pie sobre ellos, sino de material blando es decir forrados con goma o plástico con respaldo incorporado.Es recomendable que no haya más de dos columpios por estructura y que entre ellos haya una distancia prudencial para que no puedan chocar entre sí . Además es preciso que el suelo que hay debajo de los mismos este cubierto de arena, serrín o hasta caucho para amortiguar el golpe contra el suelo en caso de caída.

Para los niños menores de cinco años es preciso que el asiento del columpio (de goma o plástico) tenga forma de braguero con un cinturón de seguridad o asidero incorporado para evitar caídas o también tenga forma de silloncito cerrado. Para los niños mayores de cinco años los asientos. deben adoptar forma de a la honda con reposabrazos no debiendo colgar de cadenas o cuerdas sino de un material rígido. La altura entre el asiento del columpio y el suelo debe oscilar entre los 45 y los 60 cm. Es preciso controlar periódicamente el estado de conservación de los bordes, ganchos y de las cadenas así como el material del asiento (no este astillado).

Recomendaciones a tener en cuenta:

  • Hay que tener en cuenta que los columpios deben estar adaptados a la edad y estatura del niño que los vaya a usar
  • Enseñar a los niños que no deben pararse o pasar por delante del columpio mientras otros niños están jugando en ellos (es decir no ponerse ni delante ni detrás).
  • Es preciso que los columpios tengan un arnés de seguridad para los bebés y reposabrazos para los niños más mayorcitos.
  • Recomendar a los niños que deben agarrarse a los asideros o cuerdas con ambas manos de los aparatos recreativos (columpios en este caso).
  • Hay que reñir al niño si se pone de rodillas sobre el asiento del columpio.
  • Hay que prohibir al niño que trepe por los soportes de los columpios.
  • No debe permitirse que se columpien dos niños a la vez.
  • Es preciso revisar periódicamente su estado de conservación.
OTROS AMBIENTES+

· LA PLAYA

· LA MONTAÑA

· EL CAMPING

· LA ESCUELA

· EL AMBIENTE RURAL...