ÁREA DE PREVENCIÓN
También te puede interesar...

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES POR AMBIENTES
La Playa
      

La playa significa para los niños un lugar favorito de maravillosas diversiones, sin embargo también es fuente de innumerables riesgos y peligros que ni siquiera se pueden imaginar.


Ahora bien, aunque es de todos conocido que el principal y más temible peligro de la playa es sin duda alguna el ahogamiento, no hay que olvidar la presencia de otros peligros , principalmente relacionados con el sol, el agua y el calor, los cuales deben tenerse en cuenta al pensar disfrutar de un día de playa.


El sol

   El sol es un excelente amigo de niños y fuente de vida ,siempre que se tome con moderación, pues estimula la síntesis de vitamina D, la cual es imprescindible para su desarrollo corporal (no hay que olvidar que 5 o 10 minutos diarios de exposición al mismo son suficientes para prevenir el raquitismo), a la vez que da lugar a un aumento de la resistencia de la piel a las agresiones externas y fortalece las defensas.


   Sin embargo hay que actuar con cierta prudencia para evitar que la acción de los rayos solares resulte mas peligrosa que beneficiosa y de lugar a quemaduras , al típico golpe de calor y en ultimo extremo a una insolación. Es por todo ello que hay que tener en cuenta ciertas normas o precauciones para proteger adecuadamente al niño de sus efectos nocivos.

  • Exposición al sol
  • Varias son las precauciones a tener en cuenta para gozar de los beneficios del sol.

    En general es conveniente evitar en la playa la exposición directa , debido a la arena, la reflexión de los rayos solares crece en un 25 %).


    • Evitar la exposición directa del sol en menores de seis meses pues al carecer de la capacidad natural de la piel para defenderse (adaptación y protección ) pueden producirse quemaduras solares de carácter grave. A partir de esa edad ya puede hacerse pero no más de una hora. Hay que recomendar, pues, la menor exposición posible al sol limitando su contacto a un agradable paseo junto al mar a primera hora de la mañana o cuando el sol se esta ocultando (siempre debidamente protegido, con ropa seca, un gorrito) y con un protector solar).


    • No hay que exponer al sol a los niños pequeños especialmente entre las 11 y las 3-4 de la tarde (de esta manera se evitaran los rayos solares más potentes y por tanto más complicaciones que beneficios). Es por tal razón que es recomendable llegar pronto a la playa y marcharse antes del mediodía o elegir el horario de después de las 4 de la tarde.


    • Para gozar de los beneficios de la exposición al sol es preciso que esta sea gradual (10 minutos el primer día, 20 el segundo y así hasta 30) siempre en las horas menos calurosas.


    • La existencia de nubosidad ligera no impide el paso de las radiaciones solares ya que el 90 % de las mismas no son filtradas por las nubes (excepto que hayan nubes grises o oscuras) por tanto si no se toman precauciones pueden presentarse igualmente serias quemaduras en la piel. Algo parecido sucede con los días de viento en los cuales se piel se reseca.


    • Si un niño sufre una quemadura solar o una insolación (exposición prolongada al los rayos solares) es preciso solicitar asistencia médica inmediata.

    OTROS AMBIENTES+